Reducir el número de accidentes que se producen en la cocina es posible

Reducir el número de accidentes que se producen en la cocina es posible

Cocinar es un verdadero arte. Lo cierto es que son tantos los estilos, los trucos de cada cual, los productos que se pueden cocinar y las variedades de guisos que es imposible que haya dos comidas que sean exactamente iguales. Esto convierte al arte culinario en eso, un arte. Mientras que otros solo ven en eso una molestia, nosotros lo vemos como una posibilidad de expresión más de la persona, del ser humano. Y es que ningún otro ser vivo es capaz de preparar aquello que se va a comer como nosotros. Es eso lo que nos distingue.

Pero en este artículo no nos vamos a centrar en lo artístico que tiene el mundo de la cocina, que es mucho. Lo que vamos a proponer es un tema relativo a los riesgos que están relacionados con el hecho de cocinar, riesgos que no siempre se tienen en cuenta a la hora de valorar el trabajo de una persona que se encuentra a los mandos de una cocina y que hacen de este trabajo mucho más meritorio si cabe. Unos riesgos que, por otra parte, son bastante más variados de lo que la gente cree y que, de no encontrarse en un entorno ideal, pueden darse en cualquier momento y bajo cualquier circunstancia.

La Unión General de Trabajadores alerta en una de sus páginas web de todos los peligros que están relacionados con el trabajo en una cocina y cita varios de los más peligrosos, como lo pueden ser la manipulación de determinadas máquinas o herramientas (cuchillos, por poner un ejemplo), problemas con la instalación eléctrica, riesgo de intoxicación, incendios, climatización, ventilación o riesgos derivados de las temperaturas que se producen en la estancia en la que nos encontramos cocinando.

El portal web Idealista, por su parte, informa de cómo podemos minimizar esos riesgos. Entre ese tipo de recomendaciones que ofrece se encuentra la de tener a mano en todo momento el triángulo necesario a la hora de cocinar, que no es otro que el que componen el frigorífico, el fregadero y la placa de cocción. Teniendo en cuenta eso y el hecho de que es importante acortar toda clase de desplazamientos para tener controlado todo el proceso de cocción, ganamos mucho en seguridad en la cocina.

Los riesgos que se dan a la hora de cocinar no son todavía algo que se aprecie sobremanera entre todos aquellos que, sin ser profesionales de ello, cocinan a menudo. Hay todavía una falta de conciencia que debe ser paliada cuanto antes para conseguir minimizar el número de personas que cada año sufre algún tipo de problema o herida como consecuencia de esta acción. Ante esa falta de conciencia, las administraciones públicas y empresas como Alvimodul han alzado la voz y se encuentran realizando todo tipo de campañas publicitarias para informar de los cambios ergonómicos que son necesarios en este aspecto.

La ergonomía, la mejor amiga de la cocina

Precisamente ese cambio ergonómico que comentamos es el protagonista de la parte final de este artículo. Necesitamos espacios de cocina que hagan que la persona que se encuentra a sus mandos no tenga que hacer tantos giros de tronco y cuello y, sobre todo, que disponga de un espacio mucho más amplio para trabajar. La mayoría de los problemas que suceden en una cocina se dan como consecuencia de que la persona que estaba haciendo la comida no disponía del espacio suficiente para maniobrar.

Sabiendo cuál es el problema, tenemos la posibilidad de encontrar una solución. Y es por eso por lo que desde todas las entidades que tienen relación con el fascinante mundo de la cocina se debe hacer un esfuerzo en materia de promoción de la seguridad. Es evidente que reducir el número de accidentes o problemas a 0 es imposible, sería una utopía y sería negligente creerlo. Pero es el momento de comenzar a trabajar en una mejora de las cifras que están vigentes en este asunto. De este modo, nos encontraremos con alegrías más pronto que tarde.

Cocinar es, como decíamos al principio de este artículo, un verdadero arte. Desde luego, no todo el mundo tiene una mano exactamente igual que la de otro para esto. Es algo personal, intransferible y totalmente único para cada cual. Ha sido, es y será especial para todos aquellos que disfrutan con ello. Por eso es tan importante que nadie sufra como consecuencia de ello. Solo con medidas de seguridad como las que aquí se han comentado de podrán evitar todos los tipos de accidentes que, desgraciadamente, se pueden dar en una cocina.

Deja un comentario