Los objetos del terror cinéfilo

Los objetos del terror cinéfilo

No muchos se pasan a pensar en la cantidad de objetos a los que tememos de manera involuntaria tras ver una imagen, una secuencia o una película entera donde dicho objeto forma parte de un atrezzo malévolo en una película de terror. No hace falta irse muy lejos para encontrar el primero de ellos: los globos rojos. Ya en su día, con la primera película de It, los globos empezaron a dar un poquito de miedo allá donde fueran pero ahora, con el remake, los globos rojos flotantes están causando estragos entre la población. Yo, sin ir más lejos, tengo cierta reticencia hacia ellos.

Hace menos de una semana fue el cumpleaños de mi sobrino de 5 años que, lógicamente, no ha visto este tipo de películas aún y siente cierta admiración por cualquier tipo de globo que pueda pinchar así que decidimos hacerle una fiesta llena de globos. Hice el pedido a 1globo2globos3globos.es y cuando llegó el paquete a casa y empecé a hinchar globos es cuando empecé a tener pesadillas. Hubo un momento en el que tenía todo el salón lleno de globlos, de todos los colores, rojos incluidos, y te juro que sentía que me perseguían. Estaba tan harta de ellos que el día del cumpleaños acabé uniéndome al equipo “pinchazo” junto a los niños para explotar todos los que pudiera. Lo malo es que los pequeños lloraban por el susto y tuvimos que dejarlos en “stand by” hasta el final de la fiesta.

Pues bien, objetos cotidianos que ahora son casi terroríficos para algunas personas hay muchos, ¿no os lo creéis? Vamos a verlo…

Las Muñecas

Yo no sé quién decidió hacer de este juguete infantil una especie de recipiente demoniaco en las películas de miedo, y aunque penséis en Chucky o Anabelle, que son las más recientes, o incluso en Saw, os puedo asegurar que este temita viene de mucho más atrás. Puede que haya aún películas más antiguas, no lo sé, pero la primera película que he encontrado con muñecos poseídos data de 1929, y de ahí en adelante es un no parar:

  • The Grear Gabbo, 1929
  • Dead of Nigth, 1945
  • Attack of the puppet people, 1958
  • La dimensión desconocida: La muñeca vidente, 1963
  • Devil doll, 1964
  • House of evil, 1968
  • Magic, 1978
  • Chucky, el muñeco diabólico, 1989
  • Blood dolos, 1999
  • May, 2002
  • Dead Silence, 2007
  • Ooga booga, 2013
  • Anabelle, 2013

Ouijas

No es muy normal que se tenga una tabla de ouija en casa, al menos no hoy en día, pero hubo una época, entre los ochenta y los noventa, en la que se podía encontrar el juego de “La Ouija” en tiendas tradicionales gracias a la juguetera Hasbro. En Estados Unidos se lleva comercializando desde hace más de 50 años, no así en España, pero hubo una época en la que llegó hasta aquí y muchos podían guardarla en el armario de la habitación.

Quizá, la ouija del cine que más miedo me dio fue la de “El exorcista” pues, para quienes no lo recordéis, Reagan conecta así con el ente que luego la posee, pero hay muchas ouijas terroríficas en la historia del cine y la televisión:

  • Los trece fantasmas, 1960
  • El Exorcista, 1973
  • Despertares, 1990
  • Lo que la verdad esconde, 2000
  • Ouija, 2004
  • I am Zozo, 2012
  • American Horror Histori, Coven

Columpios

No es extraño ver una película de terror en la que un columpio infantil en un parque, o un columpio de cuerda, decide empezar a balancearse como si alguien estuviera jugando encima. Menos mal que los niños no suelen ver estas películas porque, de lo contrario, dejarían de subirse en los columpios en menos que canta un gallo.

Mecedoras

Y al igual que los columpios, las mecedoras hacen la misma función en las películas de terror. Empiezan a mecerse solas y ya sabemos que hay un ente por ahí haciendo de las suyas. La mecedora que más recuerdo ahora mismo es la de “Al final de la Escalera”, 1980, aunque allí la mecedora era en realidad una silla de ruedas antigua la verdad…

Otros objetos típicos del cine de terror: Espejos, espantapájaros, teléfonos, mirillas de puertas, cajas con antigüedades, grabadoras antiguas, etc.

Deja un comentario