En la actualidad, y para suerte de todos aquellos que sois unos auténticos fans de las series, tenemos más opciones que nunca para disfrutar de nuestro hobby. La aparición de una plataforma como Netflix ha sido clave en que, a día de hoy, tengamos acceso a un número ilimitado de series de televisión que ocupan nuestro tiempo libre y que lo cargan de felicidad. Desde luego, es evidente que quien no disfruta de su tiempo libre es porque no quiere. Porque disponer de una plataforma como de la que acabamos de hablar es simple y barato.
VER MÁS
Que la publicidad y el marketing tienen como objetivo hacernos comprar o contratar servicios es algo obvio que todos sabemos, incluso la mayoría somos conocedores de que las tácticas que utilizan las agencias no son, a veces, todo lo éticas que deberían ser, pero la realidad es que seguimos cayendo en sus trampas. Es más, cuántas más trampas descubrimos más técnicas de publicidad crean ellos para que volvamos a caer en sus redes.
VER MÁS
Está claro que el fútbol es el deporte rey. Solo hay que ver las audiencias de televisión para comprobarlo. No solo la gente enciende la televisión para ver el partido de España en el Mundial, sino que otros partidos, algunos tan poco apetecibles como un Japón-Senegal, logran casi un 20% de media. Los penaltis entre Colombia e Inglaterra fueron vistos por más de nueve millones de espectadores. Está claro que el balón nos encanta.
VER MÁS
Como todos sabréis, la decoración de las series de televisión es primordial para construir ese contexto que envuelve toda historia, ese halo embriagador que te hace creer que realmente estás viendo una historia de los años 20, de los 60, del espacio o de otro planeta. Si echamos la vista atrás, probablemente todos recordaremos series de televisión que en su momento fueron el “no va más”, tales como Star Trek, Expediente X, e incluso algunas menos fantásticas como Los Serrano o Médico de Familia que, aunque no tuvieran el mismo tipo de escenario, su ambientación conseguía hacerte sentir dentro de esas familias. Hoy vamos a analizar series mucho más actuales ¿cuáles serán las mejor decoradas en la actualidad?
VER MÁS
El Maki, como dice la canción que inicia la serie, es un poeta, el último choriso que queda, y también, el último profeta. Sus días de gloria en la ciudad condal, se han acabado, y se ve obligado a cometer pequeños robos y timos, para sobrevivir en el complicado mundo del Barrio Chino. A pesar de sus fechorías, este personaje entrañable, es muy querido en el barrio, y este cariño llega al espectador, que acaba formando parte de su vida, como si de un mítico personaje más de la calle se tratase. Sus compañeros de tropelías son el Popeye , el Popi, Mojamé, el Moromierda y el abuelo Matías, el Agüelo. Su centro de operaciones, el Bar Pirata.
VER MÁS