¿Por qué tendría que ser mala una despedida de soltero?

¿Por qué tendría que ser mala una despedida de soltero?

Una figura clásica de las bodas que se celebran en España tiene que ver con lo que ocurre con anterioridad a la misma, o lo que es lo mismo, las despedidas de soltero o soltera que tan tradicionales son en nuestro país y que tanta fuerza han generado de un tiempo a esta parte. La misión de celebrar este tipo de eventos está clara: hacer de un fin de semana algo especial y divertido entre los amigos o las amigas del futuro novio o novia. Y la verdad es que esta misión se cumple en buena parte de los casos.

Las despedidas de soltero, no obstante, han generado cierta polémica con el paso de los años. Y es que hay determinados sectores sociales que no terminan de admitir, de reconocer o de transigir ante un tipo de evento que mueve cada día más dinero, que le gusta cada vez a más gente y que emplea cada vez a más personas dentro de nuestro país y en unas localizaciones bastante diferentes. Increíble, sí. Pero tan increíble como cierto. Estamos ante una realidad, nos guste o no.

Los principales detractores de este tipo de eventos son los sectores más tradicionales y conservadores de la sociedad española, que consideran que las despedidas de soltero son algo así como un templo del pecado cuando no tiene por qué ser así y cuando, de hecho, no es así en una gran parte de los casos. El diario ABC, en un artículo publicado en el año 2013, consideraba a las despedidas de soltero o soltera como el último pecado antes de pasar por el altar. Que baje Dios y lo vea.

Siguiendo con esta línea, diríamos entonces que en España somos, aproximadamente, unos 300.000 pecadores al año debido a que la página web oficial de la cadena Antena 3 estableció en esa cifra el número de despedidas que se celebran en el interior de nuestras fronteras cada año. Cuando tantas y tantas personas apuestan por celebrar un evento así no será porque clame a la infidelidad incluso antes de haber llegado al matrimonio. Será porque quizá nos haga falta algo de diversión después de tantos meses de preparativos.

Los sectores más conservadores de este país claman contra la moda que, en España, se ha impuesto con las despedidas de soltero o soltera. A pesar de que existen muchos colectivos que luchan en contra de este tipo de celebraciones puesto que no las consideran acordes a su fe (que puede no ser la misma que la de los demás) la verdad es que las despedidas de soltero siguen ganando adeptos según nos han comentado desde Hot Despedidas. Y es que las críticas solamente han servido para mejorar la popularidad de este tipo de fiestas.

El Mediterráneo, una opción que gusta a todos y todas

Son muchas las ciudades españolas que acogen, cada fin de semana, a una buena cantidad de grupos de amigos y amigas que desean disfrutar de la despedida de uno de sus integrantes. Pero, como en todos los sitios, existen preferencias. En el caso de los españoles y las españolas, la elección que marca tendencia es el Mediterráneo, especialmente lugares y municipios asociados a la provincia de Alicante o, más en general, de la Comunidad Valenciana.

Las elecciones, dentro de ese espacio, son muchas y muy variadas. Informarse es una opción y algo que tenemos muy a mano gracias a Internet. Es eso lo que hacen todos los grupos que visitan este tipo de lugares y que disfrutan de todos los servicios que están preparados exclusivamente para ellos. Y lo cierto es que la inmensa mayoría de todas estas personas manifiestan estar encantadas una vez que ese gran fin de semana ha pasado y es el momento de valorar el servicio recibido antes de regresar a casa y seguir preparando el día más importante de la vida de uno de sus componentes.

Es mejor que nos encontremos al margen de críticas y demás acusaciones sinsentido en lo relativo a las despedidas de soltero o soltera en nuestro país. Hay mucha gente que cree que puede decidir por los demás y que impone su fe y su religión, aunque no sea la del prójimo, para evitar que los demás disfruten de hacer lo que realmente les gusta. Es momento de vivir la vida con libertad. Y más libertad que la que otorga un viaje con amigos en el que todo es posible será difícil encontrar.

Deja un comentario