El gin y el cine

El gin y el cine

No existen los ingredientes desconocidos para hacer un buen film. Muchos dicen que tener un guión de calidad, junto con buenas localizaciones vestuario y como no, actores convincentes pueden ser las claves. Podemos también decir que es un buen Gin Tonic, donde es posible que lo mejor sea no preguntar a quién nos los sirva, tanto si es en un bar como si es al visitar una casa. Lo mejor es cerrar los ojos y disfrutar de la experiencia.

¿Qué tienen en común el gin tonic y el cine?

Lo más posible es que nada, pero llegan a compartir más de lo que pensamos, puesto que el cine históricamente ha sido sensible a las modas y creado muchas que han salido con mucho de las propias salas de cine. El cine tiene un gran poder y de evadirnos de la realidad, sumergiéndonos en otros mundos.

Muchos actores se han rendido ante la bebida, lo mismo que lo hicieron con el tabaco o el whisky, que también han sido protagonistas y de qué manera del séptimo arte.

Disfrutar de la ginebra tiene que estar acompañado de una tónica acorde con la calidad de la misma, como por ejemplo una rodaje de fruta adecuada, así como hielo en la cantidad necesaria. Uno de los factores diferenciadores que hace que un gin-tonic sea buena es que la copa sea buena, porque el contenido es importante, pero también el continente.

Por este motivo, hay empresas españolas como Giona Premium Glass, que piensan que es importante que los amantes de la ginebra puedan disfrutar de un modelo de copa que realmente sea ideal para el disfrute de la copa en cuestión. Al final, también en el sector de la bebida, la calidad es realmente importante y marca la diferencia.

Las copas dedicadas especialmente a poder degustar una buena ginebra, que son las que se crean para los cócteles y combinados, son las que tienen una capacidad y diseño específico para que el lavado les permita poder ser usadas a diario, tanto en las casas como en el negocio de la hostelería, siendo esta una rama donde la resistencia de los materiales sea siempre ese punto que realmente marque las diferencias.

La resistencia en este sentido queda garantizada por el endurecimiento de las copas mediante técnicas como la del choque térmico, que lo que hace es dar un aguante mayor a los golpes o rayados por el uso. Algo importante es que no está formado por varias piezas, lo que ayuda a que se lave perfectamente.

En el terreno estético, se produce un enorme impacto por la gran elegancia que tienen estas copas, así como el caliz abierto que se combina con pies estirados que ayudan a que la funcionalidad no esté reñida con lo elegantes que suelen ser las copas de gin tonic.

El caso es que hay que tratar bien al gin-tonic si queremos que rinde especialmente bien, en especial en la zona del cáliz de la copa, donde lo más recomendable es que la base sea redondeada.

La historia celebrada de la Ginebra

Este famoso cóctel no sería nada sin la tónica y la ginebra, que son sus ingredientes. La tónica la inventó en 1783,  Johann Jacob Schweppe, el cual tuvo la suerte de inventar un sistema con el que se introducían burbujas de dióxido de carbono en el agua que se envasa en las botellas.

Años más tarde lo que hizo este inventor fue incluir quinina en la soda carbonatada de naranja para la producción de agua tónica, una bebida refrescante y que combate el paludismo.

Hay que tener claro que la ginebra es una bebida blanca, obtenida por la destilación de alcohol de cereales. Hablamos de un aguardiente que deriva del genever holandés. En cuanto a su graduación varía entre 37  y los 47 grados.

Al acabar el siglo XVI, los soldados de Inglaterra descubrieron en tierras holandesas la genever, una vez que vieron el efecto que tenía en los aliados. Decidieron llevarla a Inglaterra, donde pasó a llamarse Gin.

En 1689 Guillermo de Orange lo que hizo fue prohibir las importaciones de licores de Francia, por lo que los británicos pudieron realizar su propia ginebra, lo que la hizo mucho más popular si cabe.

En el siglo XVIII la ginebra pasó a ser la bebida más importante en Inglaterra, de donde apareció la famosa ginebra seca (London Dry) que es uno de los licores más afamados en el mundo.

Como ves, con tanta historia merece la pena ser reconocida y tomada de la mejor manera, por lo que en qué copa la temas adquiere bastante importancia.

Deja una respuesta