La personalización del vestuario, un factor clave para definir y caracterizar a los personajes

La personalización del vestuario, un factor clave para definir y caracterizar a los personajes

El mundo del cine es espectacular y cada vez más personas se están dando cuenta de ello. Es espectacular porque permite contar historias desde infinitos puntos de vista, teniendo en cuenta diferentes estilos y proponiendo a diferentes actores o actrices. En efecto, el cine es una página en blanco que puede ser decorada, aderezada y condimentada de muchas maneras diferentes. Pero el cine es mucho más que eso. Es una forma de vivir y una manera de entender la realidad que nos rodea.

Los espectadores, al sentarse en la butaca de un cine o en el mismo sofá de sus casas, observan en, por ejemplo, hora y media el trabajo de cientos y cientos de horas. Puede que hasta de miles. Probablemente de miles. El trabajo que conlleva realizar una película (o el que conllevaría una obra de teatro también) es impresionante. Y engloba no sólo a los actores y actrices, que son los que se llevan los focos y los reconocimientos. Que se lo digan a los cámaras, los maquilladores, los guionistas, los encargados de vestuario…

Está claro que todo cuenta a la hora de realizar una película que realmente merezca la pena, que cale hondo entre los espectadores y que genere un aluvión de críticas positivas entre los periodistas. Una de las cuestiones que permite que la película realmente sea verosímil es el vestuario. No cabe duda de que vestir de una determinada manera ayuda a caracterizar al personaje mucho más allá de sus palabras o de sus gestos. Cualquier detalle ayuda a conseguir dicha caracterización, por lo que estar atentos al más mínimo asunto es fundamental.

El vestuario es uno de esos factores más cuidados por parte de todos aquellos profesionales que trabajan detrás de las pantallas. Y, como cada personaje es un mundo, su forma de vestir no tiene por qué parecerse a la de ningún otro o a la de ninguna persona. Según una entidad como Textinity, eso es lo que hace que los encargados del vestuario de tantas y tantas películas españolas estén comenzando a apostar por la adquisición de camisetas o prendas personalizadas. Una opción que parece lógica y racional.

España es un país en el que la producción cinematográfica ha sufrido altibajos tradicionalmente y cuya industria cinematográfica ha sido duramente criticada desde diferentes sectores. Pero de lo que no cabe duda es que el cine español va mucho más allá de los Goya. Existen muchas mentes que se encuentran abiertas a nuevas historias y que generan trabajo para muchas personas. Personas que no tienen por qué ser grandes actores o actrices. Personas que trabajan detrás de la pantalla pero que lo hacen con la misma ilusión que los que han nacido para la interpretación.

¿Qué necesita el cine español para triunfar?

Un artículo del diario El Confidencial se hacía esta pregunta al ser publicado el 20 de abril de 2015. Las respuestas a este interrogante pueden ser, como es evidente, una barbaridad. Lo cierto es que el éxito en una industria como la del cine depende de tantas cosas que es imposible que alguien tenga una receta mágica para triunfar. El artículo de El Confidencial asegura que, en España, el éxito depende en buena medida del género en el que se trabaja.

En concreto, el artículo afirma que el 54% de las películas que se crearon en España el año anterior fueron comedias y que el espectador español suele tener más apego a esta serie de producciones. No está mal seguir ese tipo de consejos. La comedia tiene como punto a favor que es uno de los géneros que caracteriza más a sus personajes. Y para caracterizarlos, muchas de ellas se apoyan en su vestuario.

Ante todo, quienes trabajan para una industria como la del cine (ya sea de un modo amateur, cuestión a la que se dedica cada vez más gente, o de un modo profesional) deben tener en cuenta uno de los titulares con los que el diario El País engalanó uno de sus artículos previos a la entrega de premios de los Goya del año 2016: hacer cine es un privilegio. Un privilegio porque quien hace cine hace arte. Sea de maquillaje, de vestuario, encargado de sonido o se d

Deja un comentario